La fidelidad por bandera (sanar la herida de traición)

Solo me hace falta una palabra para saber si sufres la herida de traición y esa palabra es ‘fidelidad’ si para ti lo más importante que hay en tu vida son los principios, la fidelidad a la familia, a una causa, a unos colores, a una bandera, a los amigos… y muchas de esas cosas en algún momento te han fallado, la tienes. El problema, o la herida se reabre, cuando pierdes la confianza en esa persona, esa marca, ese grupo de amigos… sufres una traición.
Entonces inconscientemente te vuelves controlador para evitar que vuelvan a fallarte: llegan los celos, las inseguridades, el perfeccionismo… ¡es tan agotador tener que llevar el peso de todo para que salga bien! ¡Para que los demás cumplan las normas!
Precisamente para evitar fallar a los demás, las personas con herida de traición han creado sus propias estrategias de defensa en la etapa de adultos: No se entregan nunca al completo para evitar sentirse atados a un compromiso, si no se sienten obligados no traicionarán a nadie.
Con el tiempo, la palabra traición va adquiriendo más aspectos, TRAICIONAR es…
•Incumplir una promesa
•Perder la confianza en alguien o algo
•Que te den menos de lo que esperas
•Que hagan algo que no esperas
•Revelar secretos
•Faltar a la verdad
•Que te digan No
•La llegada de una persona con la que hay que compartir
•Culpar a los demás y evitar responsabilidades

Estas personas tal vez se sintieron traicionadas por sus padres si no cumplieron una promesa, si revelaron a un familiar un pequeño secreto, si se sintieron engañados o les cogieron en una mentira. Tal vez incluso con la llegada de un nuevo hermano.
El control los hace sentir falsamente seguros pero lo cierto es que es imposible estar las 24 horas del día en este estado de tensión para que todo salga perfecto y por ello, las personas con herida de traición se enfadan con facilidad, tienen un estado de ánimo con altibajos.


Sanar la herida de traición
Cuando la herida se abre no es un proceso tan simple como que un niño se siente traicionado por sus padres, de ahí la importancia de trabajar el concepto de triple aceptación.
Acepto que mi padre/madre me traicionaron
Acepto que estoy resentid@ con mi padre/madre
Me perdono por traicionarme a mi mism@
Me acepto como soy
Me permito confiar en que la Vida tiene su ritmo y no necesito controlar todo para ser feliz
En cuanto a tu actitud
1. Trabaja tu paciencia y tu tolerancia
2. Vive en el presente. Deja de pensar en lo que sucederá
3. Aprende a mostrar tus emociones. Eso es signo de cercanía y no de debilidad
4. Date permiso para equivocarte (y también a los demás). Todos somos humanos
5. Toma el hábito de meditar y así parar tu actividad mental continua
Ir más rápido
Y si quieres acelerar el proceso de sanación o realizar un trabajo profundamente sanador aquí tienes el Taller para Sanar las Heridas del Alma.
Y como regalo extra, un videotapping que te ayudará a comenzar a sanar la herida de traición

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *