Impulsos frente a emociones y cómo dominarlos

Todos los que me seguís desde hace años sabéis que mi especialidad es la gestión de emociones para conseguir tus metas, pero este mes quiero hablaros de la diferencia entre emoción e impulso. Y más aún de la diferencia entre impulso positivo e impulso tóxico y cómo dominarlos, o más bien cómo Surfear un impulso negativo.

Las emociones mueven el mundo. Son energía que provoca movimientos. Son necesarias, solo tenemos que aprender a reconocerlas y  aceptarlas para que remen a nuestro favor.

Los impulsos nos empujan a actuar de una determinada manera y proceden de otra parte del cerebro límbico. Están relacionados con nuestro instinto de supervivencia y con ellos es necesario trabajar de otra manera diferente.

Las emociones procesadas nos recuerdan que somos humanos. Los impulsos nos recuerdan que también somos animales.

Las emociones no se pueden controlar ni dominar, simplemente aparecen y por eso se las puede gestionar para que el experimentarlas, cosa absolutamente necesaria, sea provechosa para nosotros.

Cuando estamos en peligro, un impulso puede salvarnos, pero en el 99,9 % de las ocasiones nuestra vida no corre peligro inminente. Así que cuando una emoción o un impulso da la orden de entrar en modo de supervivencia, el lóbulo prefrontal del cerebro debe frenar el impulso irracional. Sin embargo aquellas personas que se dejan llevar consciente o inconscientemente por el impulso se debe a que su cerebro no ha racionalizado lo que ocurre.

No es lo mismo un impulso por beber agua si estás sediento que un impulso que te lleva a beber alcohol hasta caer desmayado. No es lo mismo un impulso por terminar un proyecto en el que estás embarcado que un impulso por trabajar hasta caer extenuado. No es lo mismo un impulso por tomar una ensalada si tu cuerpo necesita comer que un impulso por comer donuts hasta acabar enfermo. No es lo mismo sentir el impulso de tomar jalea real en época de exámenes que el impulso de usar anfetaminas para aguantar toda la noche estudiando.

¿Te ha ocurrido alguna vez tener unas ganas enormes de comer dulces sabiendo que son comida basura, que te sientan mal, que engordan y que son tremendamente adictivos. Y aún así los has comprado, y te has dado un enorme atracón? Eso es a lo que yo llamo un impulso negativo.

Ya sabes que a lo que te resistes persiste. Si te resistes a sentir una emoción, ésta se atasca en tu interior y el cuerpo la somatiza. Si te resistes a un impulso al final acabas sucumbiendo a él multiplicado por diez. Ambas son luchas agotadoras sin apenas beneficios.

Al igual que hablamos de reconocer, aceptar y gestionar las emociones con el tapping, lo que os propongo es “surfear los impulsos” un concepto con el que me estoy familiarizando y que me ha fascinado por su sencillez y resultados veloces.

Lo primero es explicar el nombre.

Imagina que estás sentado en la playa contemplando el mar. Cuando una ola surge tiene siempre la misma forma, va subiendo mientras se acerca a ti, llega a su punto álgido y desciende.

Siempre ocurre así, ninguna ola tiene una cresta que no acabe en descenso. Pues con los impulsos ocurre igual.

Un surfero ve venir a la ola de lejos, se sube y aguanta en la cresta hasta que decae. De la misma manera, debes aprender a surfear los impulsos hasta que se pasan. Ni confrontar a la ola, ni meterte dentro de ella, ni pretender estar toda la vida en la orilla sin que alguna vez te toque mojarte.

Así que vamos a ver cómo sería un ejemplo.

“Estoy en el cumpleaños de una amiga. Todos están bebiendo alcohol. Yo no puedo porque me toca conducir. Comienzo a sentir las ganas de coger una copa aunque sea pequeña. Mi cabeza me dice que no. Pero quiero hacerlo porque me siento excluida en la reunión. Empiezo a salivar. Pienso que si solo tomo una y como algo no se notará. Comienzo a sentir ansiedad. Me levanto, cojo el vaso y me vuelvo a sentar. Doy vueltas. Me sudan las manos”.

Esta lucha es agotadora. ¿Cómo se surfearía el impulso?

“Sé que tengo muchas ganas de tomar esa copa. Sé que me estoy sintiendo mal y que esto es un impulso. Sé que ese impulso está usando la emoción del rechazo. Pero no es más que un impulso. Si quiero puedo tomar esa copa pero si lo hago luego tendré ganas de seguir y después vendrán los remordimientos. Si la tomo pueden ponerme una multa y lo que es peor tener un accidente y después vendrá la culpa. Reconozco que me siento mal pero esto se pasa, igual que la ola. Solo tengo que aguantar este mal estar un momento más y habré ganado. Si aguanto el malestar estaré reforzando mi decisión de no beber si conduzco. Soy yo la que decide y no mi impulso cuando quiero tomar una copa”.

Esta demostrado que la descarga bioquímica que desata el impulso solo dura 90 segundos. Después entra en funcionamiento nuestra parte racional. Así que aguanta ese malestar y verás como poco a poco irás reforzando el nuevo comportamiento.

Este concepto lo puedes aplicar en todas las áreas de tu vida en las que sientas que tu cuerpo va por un camino opuesto al que la razón lógica te indica

Surfea los impulsos por

Compulsiones por comida, bebida, juego, drogas, alcohol, tabaco…etc

Respuestas agresivas

Acciones impulsivas

Conductas de riesgo

Pasos para surfear un impulso

  1. Ser consciente del impulso negativo
  2. Ser consciente del malestar  físico y emocional que me provoca
  3. Tomar la decisión de aguantar ese malestar
  4. Reforzar la decisión con frases y tapping

* Aunque no es un paso para surfear el impulso, sería que conveniente que trabajases con tapping la emoción que puede surgir unida al impulso, ya que el impulso puede ser el mismo pero las emociones no.

Aquí he grabado un audio genérico que te ayudará a ir surfeando tus impulsos. Escúchalo varias veces al día para ir entrenando tu mente (y dime qué tal te va)

Aquí te dejo un vídeo que si bien no tiene el ejemplo de cómo surfear un impulso, te puede ser para relajarte y encontrarte mejor en tan solo un minuto. Algunos de mis clientes incluso lo usan antes de ir a dormir por su demostrada eficacia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *