¡Dulces sueños!

Para aquellos de vosotros que sufráis de insomnio de forma habitual el título del artículo os parecerá una pesadilla, pero tal vez hasta ahora no se os había ocurrido cómo usar EFT para dormir mejor, tal vez incluso hayáis hecho unas cuantas rondas en una larga noche en vela y a la vista de los pobres resultados, habéis sentenciado la técnica para este problema. Sigue leyendo y verás que hay otras formas de trabajar el insomnio con EFT que a lo mejor no conocías.

Tal vez tu caso no sea tan severo, pero estoy segura que al menos una o dos noches en tu vida las has pasado dando vueltas en la cama, sin que los remedios de la abuela te hayan servido (el vaso de leche caliente, contar ovejitas…) ¿y qué me dices de los pensamientos recurrentes? Esos sí que desesperan. ¿Quién no magnifica los problemas en una noche en blanco? Y una mala racha en los negocios la convierte en la bancarrota, una discusión con la pareja en un principio de divorcio, un dolor en el pecho en un amago de infarto…

En este asunto no podemos decir que EFT funciona igual con todo el mundo, tenemos testimonios de personas que con unas cuantas rondas han vuelto a dormir a “pierna suelta” y de personas que han necesitado algo más de persistencia, y también abordar todos los asuntos que rondaban el insomnio de manera más específica.

Por lo general mis clientes me hablan de dos clases de insomnio, aquellos que no concilian el sueño en toda la noche y aquellos que aún durmiendo bien un primer sueño, en cuanto se despiertan en mitad de la noche son incapaces de volver a dormir.

Además de causas fisiológicas (cambios de horarios, alteraciones de la rutina…) o la ingesta de algunos medicamentos, la dificultad para conciliar el sueño puede ser el síntoma de un trastorno emocional más profundo. Una de las causas más comunes del insomnio es que tenemos la mala costumbre de llevarnos los problemas a la cama, y claro si durante el día tenemos recursos para resolverlos, de noche sólo nos queda la desesperación de no haber podido hacer nada y de seguir sin poder. Aquí tenemos otro aspecto colateral al tema general del insomnio que debes abordar para que tu éxito sea total.

En ocasiones, durante el día, la mente consciente reprime el recuerdo de esos problemas pero por la noche, cuando nuestro yo pensante duerme, los “fantasmas” campan a sus anchas. Este también es un asunto específico que debes abordar, aparte de centrarte en la necesidad de dormir.

 

Algunas ideas que puedes emplear para construir tus frases de tapping son estas:

•  Tratar los sentimientos negativos hacia ti mismo por no poder dormir: hartura, angustia, amargura, cansancio, enfado.

•  Culpabilidad porque si duermes significa que no te importa el problema.

•  Dejar marchar la necesidad de controlarlo todo.

•  Insatisfacción por no haber podido solucionar un problema.

•  Síntomas físicos del insomnio: cansancio, irritabilidad, mal aspecto, pérdida de reflejos…

•  Darte permiso para dormir.

•  Perdonarte por maltratar sin descanso a tu cuerpo.

Algunos consejos útiles:

•  No uses el tapping físico antes de dormir, estamos tratando de relajarnos para inducir el sueño, y el mero acto de dar golpecitos sobre nuestro cuerpo puede tener el efecto contrario y subir nuestra energía.

•  Usa el tapping mental, tanto para los golpecitos como para las frases. Si prefieres decir la frase en alto, sólo susúrrala.

•  Evita emplear frases dándote órdenes porque puedes provocar el efecto contrario. Recuerda que en tu niñez lo peor que te podía pasar era que tus padres te mandaran a la cama. El instinto de rebelión sigue vivo en muchos de nosotros. Evita palabras en imperativo (duérmete ya de una vez) evita verbos como: tengo que, debería…

¡Dulces Sueños!

¿Deseas usar o citar el artículo?
Si deseas compartir con tus lectores el artículo o usar partes del mismo, aunque sean pequeñas, deberán estar entrecomilladas, citando siempre el nombre de Patricia Rómer como autora, junto a un link directo a www.patriciaromer.com