Usar la decepción a tu favor

La decepción tiene mucha relación con nuestras expectativas. Cuando iniciamos un proyecto, una relación, o simplemente decidimos organizar algo todos sabemos lo necesario que es tener ilusión para que esta emoción actúe como un dinamizador que nos de fuerza para emprender todas las acciones que necesitamos.

¿Pero qué ocurre si después de todo ese proceso las cosas no salen como esperamos? ¿Qué ocurre si alguien o algo nos falla? Entonces esa ilusión se torna en decepción.

La decepción en sí no es una emoción mala, de hecho llevo tiempo desetiquetando el adjetivo positivo o negativo que le damos a las emociones porque si te paras a analizar, lo peor no son las emociones en sí, que tienen un valor extraordinario en nuestro día a día sino precisamente no saber qué hacer con ellas, o peor no hacer nada por usar este magnífico recurso que tenemos los humanos.

En este artículo y ejercicio de tapping quiero ayudarte a desmontar todos los aspectos negativos que le pones a la decepción y que te impiden pasar página y ver las cosas desde una perspectiva más elevada y positiva, pero sobre todo quiero ayudarte a salir del bloqueo emocional y de acción que supone que algo o alguien en quien hemos puesto mucha energía, no responda como esperábamos.

¿Cual son los mayores problemas de la decepción?

Pensar que castigas al otro

Alimentar nuestra mentalidad de víctima, autocastigándonos por haber confiando en esa persona

Paralizarse y no hacer nada más

Seguir adelante sin analizar

Usarla para justificar cualquiera de las anteriores opciones

Así que te propongo que observes

Siempre creo que aunque hay emociones que resulten dolorosas, extrañas o incluso inaguantables merece la pena observarlas y explorarlas al menos con curiosidad y el motivo es porque te van a dar información muy valiosa de lo que pasa en tu subconsciente y esa llave o clave es lo que te permitirá salir victorioso.

Ponle nombre a tus sensaciones, y piensa que generalmente cuando te aferras a esa emoción es porque inconscientemente crees que te son útiles ¿De verdad crees que si mantienes tu decepción con una persona le vas a castigar? Si una persona no es válida para tu proyecto simplemente no vuelvas a contar con ella. Pero que la decepción no te impida seguir tomando pasos para conseguir lo que deseas. Si la decepción a quien castiga es a ti ¿no crees que merece la pena dejarla marchar?

Vamos a seguir cuatro pasos para afrontar la decepción

  1. Conéctate con lo que ha sucedido pero sin quedarte atrapado en ello. Y con esto me refiero a que no lo hagas más grande, no te reboces en ello. ¿Eres capaz de revivirlo en tercera persona?
  2. Conéctate con la emoción de esa decepción. Cómo te sientes. Ponle nombre a esa emoción. Aquí tienes algunos de los estados emocionales más habituales que acompañan a la decepción: Rabia, Tristeza, Desesperanza, Humillación. Hay muchos más. Anota el tuyo.
  3. Mira el listado de problemas más comunes que surgen de mantenerte en la emoción de la decepción ¿con cual te identificas?
  4. Haz el ejercicio de tapping que te planteo en el vídeo

Así que sí, por supuesto que estás decepcionado, yo también en muchas ocasiones, pero la única forma de salir es cambiar tu perspectiva. La decepción es una emoción tan buena o tan mala como cualquier otra, solo necesitas observarla, comprenderla y reconducirla.

Aquí tienes mi ejercicio de vídeo para ayudarte a salir de esa decepción que combinado con todos los que puedes encontrar en mi canal te ayudarán a gestionar todas estas emociones y usarlas como trampolín para tus deseos. Cuéntame qué tal te fue.

6 thoughts on “Usar la decepción a tu favor”

  1. Gracias Patricia,intentare hacer los ejercicios,pero me resulta dificil y doloroso pasar por esta ciicunstancia,
    para mi lo he dado todo y lo unico que he recibido es odio y rencor hacia mi persona,creo no me resultaria mucho sacarme esta desilusion si la otra persona fuese un desconocido,pero lamentablemente es de mi propia sangre. es mi hija.saludos y gracias por tus consejos.

  2. Hola Óscar, los hijos son una gran fuente de aprendizaje para nosotros. Cuando uno sufre como tú comentas además de estos ejercicios viene bien preguntarse qué lección todavía tengo que aprender para que me duela tanto esa actitud. Tal vez puedas hacer tapping para imaginar que tu hija sana sus propias heridas y en un futuro podéis reencontraros. Es una manera de no poner energía en el rencor, el odio y la desilusión. Si lo pones en práctica vuelve a contarnos qué tal te fue.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *