Comprender el estrés, tomando el control de tu cuerpo

¿Nunca te has parado a pensar lo perfecto que es el cuerpo humano? ¿No te parece casi mágico que mientras estamos dormidos un ordenador central le recuerde a los pulmones que tienen que respirar, a las células que tienen que reproducirse, a las fibras musculares que tienen que repararse, al corazón que bombee sangre?

Bien pues ese ordenador central es nuestro sistema nervioso autónomo, casi nunca nos damos cuenta de lo excelente gobernante que es, no tenemos que pensar que hay que tomar aire para respirar, lo hacemos de forma mecánica.

Ahora bien, imagínate que estás paseando en bicicleta por el parque y con el rabillo del ojo a lo lejos observas a un enorme perro que se escapa de su dueño y comienza a correr descontrolado hacia ti. En ese momento, en cuestión de segundos y sin que tú lo pienses, tu pulso se acelera para que el corazón bombee sangre a las extremidades lo que te permite pedalear con fuerza; se paralizan algunas funciones del cuerpo poco relevantes en ese momento para salvar tu vida y esa energía se pone a disposición de la huida; el hígado comienza a fabricar glucagón que básicamente es como fuel para las células… y así. En un segundo tu sistema nervioso, ha puesto en funcionamiento un subsistema llamado Simpático, cuya primera ley, que anula cualquier otra orden, es la supervivencia, se plantea dos opciones huir o pelear, a veces también paralizarte, y elige aquella en la que piensa que habrá más posibilidades de supervivencia.

Una vez que te alejas de la zona, el dueño captura a su perro y todo vuelve a la calma. Entra en funcionamiento el otro subsistema, el Parasimpático que precisamente activa aquellas áreas del cuerpo que relajan y tranquilizan todo tu sistema. El corazón recupera su latido normal…. y el resto de funciones se estabilizan.

Subsistema Simpático Subsistema Parasimpático
Acción: Huir o pelear Acción: Calmar y relajar
Cataboliza sustancias para producir energía Anaboliza sustancias para almacenar energía
Acelera el ritmo cardiaco Desacelera el ritmo cardiaco
Contracción vasos sanguíneos Relajación de vasos sanguíneos
Disminuye la creación de lágrimas Estimula la liberación de lágrimas
Activa la adrenalina Activa las endorfinas, serotoninas y dopaminas
Activa el cortisol, la hormona del estrés Activa la acetilcolina para relajar los músculos
Disminuye la creación de saliva Estimula la creación de saliva
Inhibe la digestión Facilita la digestión
Inhibe el sistema inmunológico Repara el sistema inmunológico
Gasta energía Recupera energía con el descanso
Desgasta nuestras células, fibras Facilita la reparación celular
Te mantiene despierto Regula el sueño
Incremento de la sudoración Disminuye la sudoración
Incrementa la frecuencia respiratoria Pausa la frecuencia respiratoria
Dilata las pupilas Contrae las pupilas
Libera glucógeno para tener más energía Libera insulina
Contracción muscular Relajación muscular

Es un complejo y perfecto mecanismo; nuestro cuerpo está preparado para estar la mayor parte del tiempo en estado de relajación ya que el sistema Simpático es un sistema de emergencia.

Imagínate que estás sentado en tu sofá tranquilamente viendo televisión y escuchas la noticia del cierre de una fábrica a miles de kilómetros de tu país; observas las protestas de los empleados; escuchas a algunos llantos y empiezas a sentir malestar. Tu sistema Simpático se ha activado, de alguna manera con tus emociones al sentir empatía, miedo, o por similitud has activado el mecanismo de supervivencia. Si esto te ocurre cada vez más a menudo, a la larga desarrollarás estrés crónico o ansiedad, sin que realmente comprendas qué te está pasando o haya un trauma grave que puedas asociar a tu estado.

En realidad, esto que te está ocurriendo es que tu sistema Simpático está ‘hiper-ativado’ y ambos subsistemas se han desequilibrado. Puedes ser una persona con tendencia al estrés (genético) o por causas circunstanciales de tu vida (medioambiental), en cualquiera de los casos tu mecanismo necesita algunos reajustes.

EFT tapping es una técnica que se ha demostrado muy útil para ayudar a ambos sistemas a recuperar el equilibrio. (Si no estás familiarizada con EFT por favor visita mi canal de vídeos)

reptiliano

El reconocimiento

El primer paso siempre es ser consciente de cuándo, cómo y porqué se activa inadecuadamente tu sistema Simpático. Identifica qué momentos del día, qué personas o qué situaciones te generan (sin que haya peligro real) estrés o ansiedad.

Por si te sirve de ejemplo te anoto los más habituales:

Atascos de tráfico

Reuniones con los jefes

Visitas a familiares

Consulta con el médico

Ponerse a dieta

Hablar en público o actuar

Nuestro objetivo será ahora trabajar con tapping con ambos sistemas para minimizar la activación del sistema Simpático y acelerar la función restauradora del sistema Parasimpático.

video2

Este artículo va acompañado de un ejercicio en vídeo, deberás estar suscrito a mi boletín para poderlo ver. Puedes suscribirte AQUI, es gratuito

Debes tener en cuenta que no se trata solamente de un problema de estrés, si no que a la larga esa hiperactividad del sistema Simpático provoca un incremento del azúcar en sangre (provocado por el cortisol) hipertensión e hipercolesterolemia.

Nota: Otras fórmulas que te pueden ayudar a activar más rápidamente el sistema Parasimpático son la meditación, el ejercicio moderado, recibir un masaje o ver una comedia ya que está comprobado que la risa reduce los efectos del cortisol en el cuerpo.

¿Deseas usar o citar el artículo?
Si deseas compartir con tus lectores el artículo o usar partes del mismo, aunque sean pequeñas, deberán estar entrecomilladas, citando siempre el nombre de Patricia Rómer como autora, junto a un link directo a www.patriciaromer.com