¿Qué se esconde detrás de un antojo?

Los atracones y los antojos de comida son cosas diferentes. La persona que sufre atracones mantiene una conducta insana que debe ser tratada por un profesional de la salud ya que nos indica un tipo de trastorno. Generalmente el atracón no tiene en cuenta el tipo de comida sino la cantidad y acaba siendo altamente perjudicial para la salud.

Sin embargo, los antojos son selectivos y no se satisfacen con cualquier alimento: tiene que ser uno en concreto. Es exactamente igual que una adicción. Sientes que es necesario y urgente. No existe trastorno sino un mal hábito que hay que reconducir y que esconde necesidades insatisfechas.

Generalmente, las mujeres tienden a tener antojos por los alimentos grasos y dulces mientras que los hombres grasos y salados.

El antojo provoca una disociación, no hay hambre previa ni tampoco saciedad posterior y están motivados por emociones no resueltas que alteran la química corporal provocando que el cuerpo demande alivio en forma de alimentos concretos.

La psicóloga y escritora Doreen Virtue asegura que no es una cuestión de hacer un psicoanálisis profundo del momento de la infancia en que se creó el conflicto sino de analizar las cinco emociones básicas en las que la persona puede tener carencias y buscar soluciones propias que no sean la comida.

Esas cinco emociones y lo que puede estar detrás son las siguientes:

Miedo, causado por la inseguridadcravings-hombre

Rabia, causada por una injusticia y/o resentimiento

Estrés, causado por la frustración

Vergüenza, causada por la baja autoestima

Soledad, causada por no sentirse amado

Antojos por texturas y sabores

Crujientes y salados (chips, cracker, pan): es posible que sientas ira o tensión. Necesitas masticar y desgarrar para sacar el estrés del cuerpo. Comer zanahorias es una buena alternativa. Ejercicios de fuerza y ritmo te ayudarán. Bailar, saltar, una clase de bodyatack. Necesitas sacar la tensión.

Comida blanda y masticable (chuches, helado, nocilla, queso) Es posible que sientas celos, estés confuso o tengas miedos hacia el futuro. Masticando se alivia la tensión. Un baño de agua caliente y una pieza de fruta como el plátano o manzana rallada con canela o un yogur desnatado, son opciones más sanas. También un chicle sin azúcar. Necesitas sentirte reconfortado. En realidad estás diciendo, es “necesito un abrazo”, alguien en quien apoyarte.

Grasas (frutos secos, foie gras, nata, merengue). Si estás triste o te sientes solo desearas comer frutos secos en realidad lo que necesitas es compañía y cariño. Recurre a tu familia y amigos antes que a un cacahuete, que está muy bueno pero no puede darte amor.

Sabores picantes. Estás aburrido. Puedes especiar más tu comida sana. Necesitas emociones y cambios. Embárcate en un viaje, haz algo disparatado. Busca nuevos amigos o deportes que suban tu adrenalina.

Sabores ácidos (helado de limón, café, cerveza, encurtidos) probablemente estés disperso y necesitas enfocar tu mente o encontrar un nuevo camino en tu vida. Organizar tus pensamientos. Poner manos a la obra con tu agenda y trabajar con el tapping tu tendencia a dejar las cosas para mañana harán algo más por ti que unas cuantas cervezas.

cravings-mujer

 

En resumen si tienes antojos por ciertos tipos de alimentos antes de lanzarte a por uno y engañarte diciendo ‘que tu cuerpo lo necesita’, piensa si en estos momentos estás pasando por una de estas situaciones:

 

 

  1. Estrés, ansiedad, miedo o impaciencia
  2. Tristeza
  3. Cansancio
  4. Necesidades insatisfechas de ocio
  5. Necesidad de amor o sexo
  6. Ira, resentimiento, amargura o frustración
  7. Vacío, inseguridad

Dale a tu cuerpo y a tu mente lo que realmente necesita y te lo agradecerá subiendo tu autoestima y probablemente bajando esos kilos de más.

Y además, aquí tienes algunas opciones que a mi me funcionan:

Alimentación: Tener siempre una alternativa. No pases hambre, aliméntate de forma sana, cada tres horas para evitar confundir el hambre y el antojo y continuar con el autoengaño.

Cognitivos: Obsérvate. Determina qué sientes. Reconoce tus emociones, date ese permiso de expresarlas. Se consciente de los detonantes, momentos, horarios y personas.

Alternativas físicas: Un antojo se suele pasar a los 15 minutos. Para toda insatisfacción hay una alternativa emocional o acto físico que no es la comida, deporte y meditación son las mejores.

Cantidades: No privarse de algo que realmente se desea eventualmente ayuda a eliminar los antojos.

 

adelgazando1

El abordaje siempre en tres claves: Dieta + Emociones + Hábitos

Pon en práctica este ejercicio de tapping para eliminar progresivamente esos antojos (SOLO PARA SUSCRIPTORES si todavía no estás suscrito a mi boletín puedes hacerlo AQUI, es gratuito)

No olvides llevar una alimentación adecuada, ejercitar tu cuerpo y trabajar con tus necesidades emocionales para evitar llenar esos vacíos con comida. Si necesitas ayuda con este objetivo consulta las condiciones del coaching nutricional y escríbeme.

¿Deseas usar o citar el artículo?
Si deseas compartir con tus lectores el artículo o usar partes del mismo, aunque sean pequeñas, deberán estar entrecomilladas, citando siempre el nombre de Patricia Rómer como autora, junto a un link directo a www.patriciaromer.com